Mientras la demanda global de energía no deja de aumentar y la producción de combustibles fósiles se mantiene a flote con los 5,3 billones de dólares anuales en subvenciones pagadas por los contribuyentes, es fácil perder la esperanza de que unas formas de energía más limpias puedan llegar a los niveles de uso de estos combustibles. Pero existen por todo el mundo ejemplos que muestran el camino hacia un futuro energético que no depende del carbón, el petróleo o el gas. A continuación presentamos nueve lugares que están abriendo paso hacia un futuro menos contaminante.

http://elpais.com/elpais/2015/09/08/ciencia/1441724011_508071.html